Reading Time: 11 minutes

Con las familias de puntos antiguos uno está constantemente en contacto con el lado psíquico del individuo. Esto no es sorprendente cuando se sabe que la medicina china hunde sus raíces en el chamanismo. Con los puntos demonio (Gui) y chamanes (Ling), hay una tercera familia que completa las otras dos, porque en el espíritu oriental, el principio ternario es uno de los más importantes para describir las interacciones entre el Cielo y la Tierra.


Hemos visto que según la antigua concepción oriental (pero esto es cierto en los cuatro rincones de este mundo para los proto-medicinales [I]) las enfermedades eran provocadas por la intrusión de espíritus malignos, que venían a sembrar el desorden y la agitación en el cuerpo. Así, los Gui eran responsables de todos los males y había que ahuyentar a estos demonios, más o menos poderosos, mediante recitados, ceremonias, oraciones y otros sacrificios. Por ello, algunos hombres y mujeres se convirtieron en los intercesores entre el mundo de los humanos y el de los espíritus, para restablecer la armonía entre ambos. Estos son los chamanes representados por los puntos Ling. Los demonios se consideran espíritus malignos que vienen del mundo subterráneo, mientras que los chamanes son seres humanos que trabajan en la superficie de nuestro mundo. Por lo tanto, si tenemos representantes de la Tierra y de los humanos, era imperativo invocar a los espíritus benéficos para que ayudaran a los curanderos en sus tratamientos (medicina que se llama Zhù yóu 祝由). Este es el papel de los puntos Shen que representan aquí el Cielo.

Un poco de etimología

La etimología del carácter Shen es muy interesante. Como en cada artículo, podemos remitirnos al libro de Philippe Laurent «L’esprit des points» para comprender el significado profundo del carácter.

Evolución del carácter Shen en chino.

La primera parte del carácter es la clave de los asuntos religiosos, una especie de trípode para elevar el humo sagrado al cielo. En el Neolítico era de hecho un plato de terracota, pero en la Edad de Bronce se convirtieron en calderos cubiertos de símbolos con el fin de servir como platos de lujo (raramente y sólo para los poderosos) y como objetos rituales (más comúnmente). Se llaman 鼎 dǐng [II] y han dejado una profunda huella en la sociedad china. La segunda parte del carácter ha evolucionado varias veces, pero el significado se ha mantenido más o menos igual. En la parte B es un relámpago y una nube tormentosa, es decir, una manifestación del mundo superior. También puede verse como volutas que salen del caldero de sacrificio, como un espíritu que solo está de paso. En la forma AF, son dos manos que sostienen una cuerda. Al principio enfrentadas cara a cara, las vemos desplazarse hacia la forma SW, quedando una encima de la otra. Es el juego de las fuerzas del Cielo y de la Tierra que tira de la cuerda que las liga, el ser humano. La forma C estiliza la segunda parte y la forma actual estiliza la clave de lectura. Esta evolución no podría ser más clara. El Espíritu Shen es lo que nos extiende entre el Cielo y la Tierra, pero es ante todo una manifestación celestial (el rayo) que preside. Así, comprendemos que estamos tratando con el  mundo de los espíritus celestiales, a los que los chamanes invocan para interceder por los seres humanos que sufren.

Los 8 puntos Shen

Recordemos aquí que los puntos Chamán son sólo 5, mientras que los puntos Gui definidos por el médico Sun Si Miao (ver artículos anteriores) son 13. Por lo tanto, la lucha parece desigual. Pero según el taoísmo, todo debe estar siempre en equilibrio. Por lo tanto, debemos intentar restablecer el equilibrio con la ayuda de los puntos Shen. Y como 13 Gui menos 5 Chamanes deja 8 plazas libres, lógicamente tenemos 8 puntos Shen. En la siguiente lista, el uso de los nombres «divino» y «espíritu» debe entenderse indistintamente, ya que todos proceden del mismo carácter 神.

  1.   11VG 神道 Shéndào: La Vía del Shen, o en japonés la Vía de los kami (espíritus celestiales), que es el significado exacto de la palabra Shintō.
  2.   24VG 神庭 Shéntíng: La Corte del Espíritu.
  3.    44V 神堂 Shéntáng: El Palacio de la Providencia.
  4.    23R 神封 Shénfēng : Consagración divina o sello divino
  5.    25R 神藏 Shéncáng : Refugio de la divinidad o Almacén del Espíritu
  6.    13VB 本神 Běnshén : la Raíz del Espíritu
  7.      7C 神門 Shénmén : Puerta del Espíritu
  8.     VC8 神闕 Shénquè : Puerta de la Vitalidad o Palacio del Espíritu

Punto extra: VC15 鳩尾 llamado Jiūwěi, o «la cola de la paloma», que a priori no tiene nada que ver con el tema de este artículo. Es el punto más poderoso que se puede encontrar para tratar el Corazón sobre el Vaso Concepción, incluso más que el 14VC el punto Mu del Corazón. Pero este punto tiene otro nombre que es 神 府 Shén fǔ o la «Morada del Espíritu». Es el lugar donde los “alientos”, los diferentes Qi, crean el Espíritu Shen. Es tan precioso que su nombre se ha ocultado bajo el de un pájaro (un animal que pertenece al Cielo) para no atraer la atención de los espíritus malignos. Este punto no debe ser atacado, de lo contrario se convierte en el último hogar del Espíritu. Diviértete poniendo los caracteres en Google Translate y obtendrás la palabra «tumba», lo que confirma la necesidad de mantener este punto oculto.

Efectos de los puntos Shen

Dediquemos algo de tiempo a ver los efectos terapéuticos de estos puntos Shen. ¿Qué hacen exactamente?

11VG: Elimina el calor del Pulmón y del Corazón, calma el Shen y el Viento. Trata la tristeza y la ansiedad, la mala memoria, las palpitaciones debidas al miedo, la desorientación, la timidez, las cefaleas y el agotamiento.

24VG: es un punto donde se cruzan el VG, la Vejiga y el Estómago, calma el Shen y actúa sobre el cerebro, elimina notablemente el Viento y expulsa el dolor. Es un gran punto analgésico. En los casos que nos interesan, encontramos cefaleas, trastornos maniacodepresivos, palpitaciones e insomnio.

44V: Libera el pecho y regula el Qi, alivia el dolor y calma el Shen. Actúa sobre el insomnio, la ansiedad, la depresión mental, el pensamiento desorganizado, la pérdida de memoria, la constricción del pecho y del esófago.

23R: Libera el pecho, hace descender el Qi rebelde del Pulmón y del Estómago y mejora los senos. Se utiliza para todas las obstrucciones torácicas, los costados con dificultades respiratorias. También ayuda contra el asma, la tos, los abscesos mamarios, pero también los vómitos y la falta de placer al comer.

25R: Mismas funciones que el 23R.

13VB: Este punto abre los siguientes tres Yangs de la cabeza: IG, ID y TR. Purifica el Calor y expulsa el Viento, despierta el Shen y calma las convulsiones. Nuevamente cefaleas, mareos, epilepsia y convulsiones, comportamiento maníaco y miedo, por no hablar de las acciones sobre la parálisis y la hemiplejía.

7C: Este punto es un clásico, bien conocido por tonificar el Corazón y la Sangre que tiene el efecto de calmar el Shen, anclándolo en la Sangre del Corazón. Si se dispersa, abre los orificios y, por tanto, los sentidos. Además de los tratamientos cardíacos, es muy utilizado para el psiquismo para combatir el insomnio, la ansiedad, la sobreexcitación, los sueños excesivos, el hablar en sueños, pero también la emotividad, la epilepsia, los trastornos maniacodepresivos, la demencia, el deseo anormal de reír o la risa loca, los insultos incesantes, la tristeza, el miedo y el susto.

VC8: en el centro del ombligo, este punto no se pincha ni se presiona directamente. Pero es posible actuar sobre él mediante presión inclinada o con la ayuda de la moxa. Calienta el Yuan Qi, restaura el Yang de los riñones y los genitales y regula los intestinos y el Estómago. Es un gran punto para los trastornos digestivos y para combatir la diarrea que agota, pero aquí su objetivo es devolver el Yang sólido a los meridianos para que la persona recupere la claridad.

La lectura de esta lista nos permite comprender los principales ejes de los puntos Shen.

  • calmar el Shen y devolver la claridad a la mente
  • ahuyentar las angustias y las enfermedades relacionadas
  • abrir el pecho/respiración para traer la calma
  • ahuyentar el Viento y el Calor y, de paso, ayudar a los dolores de cabeza

Combinación con los puntos Ling

Lo fascinante en este estudio de estas tres familias de puntos (Gui, Ling y Shen) es que entendemos que los puntos Ling deben combinarse con los puntos Shen para complementarse en los efectos beneficiosos para la salud mental del paciente [III], pero también para obtener el número adecuado de puntos para luchar contra los demonios Gui. Dicho así, piensas que sí, que el azar hace bien las cosas. Pero si lees habitualmente este blog, sabes que el azar no tiene nada que ver con esta historia, porque el espíritu de los antiguos chinos no deja lugar a dudas sobre sus intenciones. Veamos los puntos Shen y Ling, 13 puntos, según su organización geográfica en el cuerpo.

En la cabeza:

De arriba a los costados, de la línea central a los otros meridianos, así que de arriba a abajo obtenemos:

  • Shén tíng : un punto Shen, por lo tanto un espíritu celestial
  • Shéng líng : un punto Ling, por lo tanto un chamán
  • Běn shén : un punto Shen

En otras palabras, el chamán está rodeado de espíritus celestiales que le ayudarán a combatir la enfermedad/espíritu maligno.

En la espalda:

Primero de arriba y hacia abajo, luego hacia afuera de la línea central:

  • Shén dào: Punto Shen
  • Líng tái: un punto Ling
  • Shén táng: un punto Shen

La misma lógica que anteriormente. Ahora entendemos que el chamán está situado entre un espíritu tutelar que lo vigila por encima y un segundo que desciende por debajo de él para luchar contra los demonios que están bajo tierra, es decir, la enfermedad que está en el cuerpo. Encontramos aquí la visión ternaria del Cielo-Hombre-Tierra tan estimada por los taoístas.

En el torso:

De arriba abajo:

  • Shén cáng: un punto Shen
  • Líng xū: un punto Ling
  • Shén fēng : un punto Shen

En este punto, se hace difícil hablar de coincidencia. Mejor aún, esta disposición nos dice mucho sobre la visión que tienen los chamanes sobre la disposición de las casas de los espíritus. Además, en el chamanismo actual se sigue hablando de espíritus inferiores (a menudo animales tótem) y espíritus superiores (entidades espirituales más o menos poderosas). Cabe señalar aquí que todos los puntos pertenecen al mismo meridiano.

En el brazo:

De la mano (que apunta al cielo) al torso, así que de arriba abajo:

  • Shén mén: un punto Shen
  • Líng dào: un punto Ling
  • Qīng líng: un punto Ling

La regla cambia bruscamente con el brazo, donde todos los puntos se encuentran en el meridiano del Corazón. Aquí tenemos primero un espíritu celestial seguido de dos chamanes. Hay varias razones para ello. En primer lugar, debemos recordar que estamos en el meridiano del Emperador. El emperador chino siempre tenía en su corte varios chamanes, adivinos, astrólogos, todos taoístas en la mayoría de las épocas del imperio del Medio. Y el punto más alto es el que le permite comunicarse con el Cielo, es decir, la Puerta del Espíritu.

La segunda razón de este cambio de organización se debe al eje C-R. Se observó que solamente los últimos 6 puntos se encuentran 3 en el Corazón y 3 en el Riñón, es decir, la capa Shao Yin. Este eje es una de las 6 capas, la más baja en términos de potencial energético, pero también la más valiosa. Si uno de estos dos órganos deja de funcionar, la muerte es inmediata. Por eso estos dos meridianos tienen los últimos 6 puntos. Pero también en este caso, y siempre con vistas a la armonía y el equilibrio, era necesario equilibrar el número de puntos Shen con los puntos Ling, es decir, 3 Ling y 3 Shen. Esta es la explicación de este cambio.

Conclusiones provisionales

Uno sólo puede maravillarse de la sabiduría y el cuidado de los detalles de los antiguos chinos, que no dejaron nada al azar. En su visión de la enfermedad, existe efectivamente una batalla entre las fuerzas del Cielo y de la Tierra, una batalla cuyo objetivo no es tanto combatir como restablecer el rol de cada uno y retornar al equilibrio. Aquí no hay lucha a muerte. La enfermedad no debe ser erradicada. Es necesario restituir a cada uno de los actores en su papel, sin desbordarse, evitando así la trampa del bien y del mal.

Hoy, gracias al trabajo de Sun Si Miao, podemos volver a las fuentes chamánicas de la medicina china. Mejor aún, podemos ver la preocupación de los antiguos por las enfermedades inexplicables (como una crisis de epilepsia) que sólo la ciencia médica y la psicología/psiquiatría podían determinar, mientras que otras afecciones más sencillas, como los resfriados o los dolores de cabeza, solían tratarse con hierbas. Todos estos puntos constituyen una buena base para los tratamientos psíquicos, contradiciendo así la creencia del mundo occidental de que la medicina china no se interesa por los trastornos psíquicos.


Autore

Ivan Bel

Traductora

María-Elena Riva-Zucchelli
Latest posts by María-Elena Riva-Zucchelli (see all)