Entrevista a Leisa Bellmore: actualización de su investigación sobre Shiatsu

27 Mar, 2023
Reading Time: 12 minutes

Cuando conocí a Leisa Bellmore en el Congreso Europeo de la Ciencia del Shiatsu en Londres en 2017, estaba presentando su primer estudio. Durante los últimos 6 años ha continuado sus estudios sobre trastornos del sueño utilizando un sencillo protocolo de Auto-Shiatsu. Al cambiar el público objetivo, quería ver si los efectos eran los mismos o no. Mientras tanto, ha cursado y completado estudios para convertirse en una verdadera investigadora, lo que le permitió obtener financiación del gobierno canadiense para su último estudio. Así que veamos su investigación y a lo que descubrió, así como al tema que hoy le apasiona: la enfermedad de Alzheimer.


Iván: Querida Leisa, esta es la segunda vez que te entrevisto. La primera vez fue en 2017, cuando nos conocimos en Londres. Estabas haciendo un estudio sobre el insomnio con personas que sufrían dolores crónicos.

Leisa Bellmore: Sí, y desde entonces, hemos hecho tres estudios sobre Auto-Shiatsu de las manos.

El primer estudio fue con adultos sufriendo dolores crónicos y trastornos del sueño, y el segundo con adolescentes y jóvenes que también sufrían dolores crónicos y trastornos del sueño.

El tercer estudio fue más importante y se realizó con veteranos militares y sus parejas que tenían problemas de sueño. Estas personas no sufrían necesariamente dolores crónicos, pero al ser veteranos militares tenían una serie de problemas. Algunos sufrían de dolores, otros de ansiedad, pero todos tenían problemas de sueño.

¿Se debía al síndrome de estrés postraumático?

Quizá en parte por eso, pero también por otros factores, creo, porque sus horarios pueden ser tan impredecibles que les resulta muy difícil tener una rutina y dormir bien. Y también para sus familiares, la incidencia de problemas de sueño es mayor, creo que por la preocupación y el estrés de esta vida.

Bien, empecemos poco a poco. En primer lugar, usted es una investigadora incansable en Shiatsu. ¿Por qué esta pasión?

Tú lo sabes, me encanta el Shiatsu, verdaderamente me apasiona. Siempre me ha molestado que no se tome tan en serio como otras técnicas dentro de la comunidad médica convencional y parte de la razón es que no hay muchas pruebas científicas que respalden el Shiatsu. Así que decidí hace mucho tiempo intentar desarrollar esa base de pruebas, investigar y animar a otras personas a participar también en la investigación, para que poco a poco podamos construir la base de pruebas, no sólo para aprender más sobre los efectos del Shiatsu, sino también para aprender más sobre cómo funciona. Esto ayudará a integrar más el Shiatsu en el Sistema de Salud.

(C) L. Bellmore


Hace poco vi un vídeo sobre este tema. Un médico decía que había comprobado todos los estudios sobre el Shiatsu. Algunos de ellos no están hechos de forma científica, quiero decir, por ejemplo, con grupos doble ciego. Por supuesto, es difícil porque hay que estar en contacto con personas que puedan hacerlo y que tengan suficiente tiempo, suficiente dinero, etc… (risas). Dígame, ¿cuánto tiempo necesita para un solo estudio?

¡Mucho tiempo! (más risas) Los estudios médicos o los de productos farmacéuticos disponen de los fondos necesarios para hacer investigación. Aquí es un trabajo de amor… Acabo dedicando mucho tiempo por el que no me pagan. Pero para los tres estudios que hice, trabajé en equipo con otros investigadores, lo que me permitió aprovechar su experiencia y ellos la mía, aprender de ellos y compartir el trabajo. Trabajaban muchas horas porque les pagaban por ello (sus facultades, sus universidades…). Entonces era más fácil hacerlo así. En cuanto a lo que dices de que los estudios sobre Shiatsu no son estudios doble ciego, no lo son, pero eso no significa que no sean valiosos.

Dicho esto, actualmente estoy trabajando en un estudio sistemático con uno de mis colegas: Stergios Tsiormpatzis. Probablemente le conociste en la conferencia de Londres. En fin, él y yo estamos trabajando en una revisión sistemática de la seguridad y los riesgos del Shiatsu. Se trata de examinar todos los estudios conocidos sobre Shiatsu y ver si han tenido efectos adversos. Creo que noe hemos encontrado con más de 200 estudios publicados, pero no todos proceden de revistas especializadas.

¿Puede un informe de caso ser útil para la investigación del Shiatsu?

Por supuesto. En cuanto se tiene un caso interesante, se puede escribir absolutamente todo y hacer un informe de caso. Todos los practicantes Shiatsu pueden hacerlo con un poco de método y rigor. Por supuesto, se necesita el consentimiento del paciente. Esto dará información útil a otros profesionales y puede servir de base para futuros estudios. Este tipo de estudio es bastante corto y puede durar de uno a tres meses.

¿Cuánto tiempo le tomó su último estudio?

Dos años. Entre la obtención de la aprobación ética, la preparación, la ejecución, el análisis de datos, la redacción y la presentación para su publicación, nos tomó unos dos años. También solicitamos financiación y recibimos fondos, lo cual es estupendo. La financiación vino de la Asociación de Veteranos de Canadá, una organización gubernamental. Esta financiación nos permitió crear un sitio web con los recursos de formación: un vídeo, un folleto y una aplicación para smartphone, así como enlaces a los estudios.

(C) L. Bellmore

Estupendo. Hablemos de tus estudios uno por uno. El primero fue sobre personas con dolores crónicos y trastornos del sueño. ¿Cuáles fueron los resultados?

Estudiamos los resultados utilizando medidas objetivas y subjetivas. Utilizamos un dispositivo de muñeca llamado Actigraph, que mide una serie de aspectos relacionados con el sueño. También utilizamos una serie de medidas subjetivas de auto evaluación sobre aspectos tales como la rapidez con la que uno se duerme, el número de veces que se despierta por la noche y la calidad del sueño. Las medidas objetivas no mostraron mejoras significativas, pero las subjetivas sí: la gente sentía que dormía mejor, que se recuperaba mejor, que dormía más profundamente y se dormía más rápido. Hemos observado la misma tendencia en todos los estudios posteriores. Es muy interesante, porque es el mismo patrón que se ha demostrado en otros estudios sobre el sueño, y no sólo en los nuestros.

¿Qué protocolo deben seguir en Shiatsu para mejorar el sueño?

En todos los estudios, el protocolo es siempre el mismo. Auto-Shiatsu en las manos, siguiendo un patrón sencillo en el dorso de la mano (ver foto), los dedos y la palma. Es una rutina de unos 12 minutos. Pero algunas personas no pudieron terminar porque se durmieron antes del final.

Points utilisés dans le protocole / R.Tait © L.Bellmore 2016

¡Lo cual ya es genial (risas)! Este estudio se publicó en 2014, pero luego realizaste otro. ¿A qué público iba dirigido?

Este otro estudio se publicó en 2020. También era un pequeño estudio de 18 personas de entre 17 y 27 años. A esa edad, la gente suele tener problemas para dormir, sobre todo a causa de los teléfonos y las computadoras. También sufrían de dolor musculoesquelético crónico. Utilizamos el mismo protocolo. Sólo cambiamos los participantes para ver si eso cambiaba los resultados, pero no fue así. Los resultados fueron muy similares. Lo que apreciaron los participantes fue tener la independencia de hacer el tratamiento ellos mismos y tener el control sobre su salud, en lugar de ir a un terapeuta de Shiatsu. De nuevo, no hubo mejoras objetivas, pero las medidas subjetivas mostraron mejoras significativas.

El tercer estudio que realizaste fue con veteranos militares…

… y sus familias, porque a menudo tienen problemas de sueño. Así que se involucraron tanto los veteranos como sus parejas.

Eso es muy cierto. Dime, ¿se repitió la misma rutina?

Sí, pero esta vez, gracias a la financiación que obtuvimos, pudimos hacer un estudio más amplio, con un grupo de control para comparar los resultados. El grupo de control siguió con sus cuidados normales, como somníferos o cualquier otro tratamiento, pero no Shiatsu. El grupo de intervención utilizó Shiatsu sobre las manos desnudas.

En el grupo de Shiatsu obtuvimos buenos resultados: se dormían más rápido, mejoró la calidad del sueño, se despertaban con menos frecuencia, y algunos incluso nos dijeron que habían decidido no aumentar su tratamiento para dormir. Al final del estudio, enseñamos el protocolo de Shiatsu al grupo de control, para que también pudieran beneficiarse de las mejoras del sueño.

Si no me equivoco, hicieron un cuarto estudio con atletas, ¿no es cierto?

En realidad, no participé en este estudio, pero se utilizó el mismo protocolo. Los participantes esta vez eran atletas jóvenes que habían tenido lesiones post conmoción cerebral y, como siempre, con trastornos del sueño. De nuevo, los resultados fueron los mismos, ninguna mejora en los resultados objetivos pero mucha mejora en los resultados subjetivos.

¿Cuál sería tu sueño para disponer de más datos objetivos?

Me gustaría hacer resonancias magnéticas para ver los cambios en el cerebro mientras la gente utiliza el auto-Shiatsu, pero es muy caro.

Supongo que sí. ¿Cómo se explica que un simple protocolo de auto-Shiatsu en las manos pueda provocar tales resultados en el sueño? Sobre todo porque, como practicante de Shiatsu Namikoshi, no utilizas los puntos específicos de la medicina oriental. ¿Puede explicarlo?

Desde mi punto de vista, hay varias maneras de explicarlo.

En primer lugar, mientras hacen esta rutina de 12 minutos, se concentran en lo que están haciendo. Así que no están rumiando pensamientos y, como sabes, las personas con problemas de sueño suelen tener muchas cosas en la cabeza. Así que creo que es útil concentrarse en la técnica.

En segundo lugar, los receptores sensoriales de la mano, que están directamente conectados con el sistema nervioso central, son tan numerosos, que tienen un efecto calmante. Al mismo tiempo, la sensación de presión ayuda a la persona a estar más en contacto con su cuerpo.

Por todas estas razones, pienso que esto funciona.

Tienes un estudio más que añadir a tu lista de logros. ¿De qué se trata esta vez?

Es un programa completamente distinto. Lo hice para mi máster en ciencias. Se trata de un pequeño estudio piloto sobre la experiencia del Shiatsu para las personas con demencia y sus familiares. Se trataba nuevamente de una intervención de autogestión. Para los cuidadores, era para ayudarles a manejar el estrés derivado de cuidar a alguien con la enfermedad de Alzheimer o con una demencia aparente. Les enseñé una rutina de Shiatsu muy sencilla para que la aplicaran a su ser querido. Es un protocolo breve y simplificado para los hombros, los brazos y las manos, para que puedan hacerlo fácilmente.

La idea es permitir que las personas con demencia y sus cuidadores puedan comunicarse de otra manera, ya que siempre es muy complicado hacerlo de la forma habitual. La idea de este proyecto nació con mi padre, que padeció la enfermedad de Alzheimer durante 12 años, y con quien hice Shiatsu tan seguido como pude. No es un tratamiento completo, pero en posición sentada, puedes trabajar los hombros, los brazos y las manos. Le encantaba. A medida que la enfermedad avanzaba y que ya no podíamos mantener una verdadera conversación, cuando utilizaba el Shiatsu con él, estaba muy presente, muy comprometido. A veces estaba un poco agitado y con el Shiatsu se calmaba inmediatamente, establecía un contacto visual y sonreía. A veces incluso intentaba hacer lo mismo con mi brazo. Era una buena manera de acercarnos.

Leisa Bellmore y su padre (C) L. Bellmore

Así que decidí organizar talleres en diferentes hospitales y luego realizar un estudio de investigación. El auto-Shiatsu para cuidadores resultó ser muy útil para algunos participantes. Las personas con demencia a veces eran reacias a recibir Shiatsu porque se reían o hacían ruidos extraños. Una participante y su cuidador lo disfrutaron mucho. El Shiatsu les ayudó a superar el «sundowning», la inquietud nocturna que algunas de estas personas pueden sentir cuando llega la noche. El Shiatsu les ayudó a calmarse y fue una forma agradable de acercarse. El cuidador también sintió que estaba haciendo algo muy útil para su compañera.

Es muy interesante saberlo, sobre todo en una sociedad que envejece y en la que, por desgracia, esta situación será cada vez más frecuente.

Sí, y piénsalo: las manos, después los brazos y los hombros son las partes del cuerpo más adecuadas para tocar. Y puedes hacerlo fácilmente mientras estás sentado. Si te pones delante de ellos, pueden verte, por lo que no se sorprenden, preocupan o inquietan, y puedes sonreír y establecer contacto visual, lo que refuerza aún más la conexión.

Este tipo de estudio es excelente porque es muy estimulante y espero que anime a los profesionales Shiatsu a trabajar con este tipo de público. Dime, ¿cuál será el próximo estudio?

De momento sigo trabajando en la revisión sistemática sobre la seguridad y los riesgos del Shiatsu y estamos extrayendo los datos, así que llevará algún tiempo. Pero después, no lo sé. He hablado de un proyecto con un colega que trabaja con niños en un hospital, pero me gustaría hacer un estudio más amplio y profundo sobre el Shiatsu en la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Muchas gracias por tu tiempo, Leisa. Ha sido muy interesante. Te deseo mucho éxito en tus futuros estudios.

¡Muchas gracias!


Para ir más a fondo

Estudios: aquí está el enlace al vídeo de formación, el manual, la aplicación para smartphones y los enlaces a estudios de investigación
Facebook: Leisa Bellmore Terapeuta de Shiatsu
Instagram: Shiatsu Heals


Autor

Ivan Bel

Traductora

María-Elena Riva-Zucchelli
Latest posts by María-Elena Riva-Zucchelli (see all)

    Related Posts:

    Boletín de noticias

    Si no quiere perderse ningún artículo, curso, entrevista o información sobre Shiatsu, suscríbase a nuestro boletín.



      Al continuar, usted acepta la política de privacidad (ver)

      ×