Reading Time: 9 minutes

Una vez que tengas tu diploma de Shiatsu, estarás a tope. ¡Y nos vamos a la aventura! Quieres dar tantos tratamientos como sea posible y tener éxito. Sin embargo, si no quiere desmoronarse al iniciar su negocio, debe tomarse el tiempo necesario para pensarlo y evitar los errores más comunes. He aquí una breve lista, no exhaustiva, que siempre es bueno conocer. Este artículo está dedicado a los profesionales que se inician en la profesión.


1. No contratar un seguro de responsabilidad civil profesional

Cuando trabajas como practicante de Shiatsu, te guste o no, eres responsable de lo que ocurre en tu consulta. Desde la puerta de entrada hasta el tatami, todo lo que le ocurre a tu paciente es culpa tuya. Lo mismo ocurre con los efectos no deseados del tratamiento. Recuerde que, aunque el Shiatsu es generalmente una técnica sin problemas, cualquier dolor o molestia que se produzca después de una sesión es culpa suya. Un error técnico durante el tratamiento también puede costarle mucho dinero, o simplemente un accidente, como resbalar en las escaleras. Por tanto, es esencial que contrate un seguro de responsabilidad civil profesional, a ser posible para los paramédicos. La lista de compañías de seguros que lo ofrecen es bastante larga, por lo que no es necesario hacer publicidad aquí. Pero asegúrese de comprobar los foros y, sobre todo, la cobertura que ofrece el seguro.

Trabajar sin seguro de responsabilidad civil profesional ni estatuto jurídico es como echarse una siesta en una lavadora. Es bajo su propio riesgo.

2. No tener un estatus legal

Mientras sea estudiante, puede permitirse dar shiatsu a todo el mundo, normalmente para deleite de amigos y familiares. Pero cuando te haces profesional, todo cambia. Pedir dinero significa que creas una estructura que te da estatus. Apresurarse no es una buena idea. Compara las diferentes posibilidades: empresa, asociación, autónomo (complementario), microempresa o porteo salarial, todo es posible. Para elegir, hay que hacerse algunas preguntas esenciales:

A menudo es interesante empezar «en pequeño», así que antes de crear su empresa multinacional de Shiatsu, hay que dar algunos pasos y hacerse algunas preguntas:

  • ¿Voy a practicar además de mi actividad principal?
  • Si es así, ¿puedo tener un negocio paralelo? (¿Está permitido por mi empleador? = comprobar su contrato de trabajo)
  • ¿Tendré inversiones? (sí = estatuto de autónomo, o incluso a través de una asociación, no o poco = autoempresa para Francia)
  • ¿Debo hacer una previsión? = sí, aunque no pidas un préstamo, si no creas una empresa siempre es recomendable hacer una previsión de gastos/ingresos para ver hacia dónde vas, si necesitas un poco de financiación o echar mano de tus reservas
  • ¿Necesito un contable? Sí, aunque sólo sea para una cita para ayudarte a «enmarcar» tu negocio

3. No invertir en su lugar de trabajo

Su lugar de trabajo es un reflejo de su personalidad, pero también de la calidad que ofrece a sus pacientes. Si practica en una mesa en un rincón de la cocina, con un perro corriendo alrededor, no funcionará. El ambiente del local, la decoración sobria pero de buen gusto, el lado «capullo», todo ello contribuirá a que sus pacientes quieran volver. También debe tener cerca una puerta que dé acceso a un aseo con lavabo o, mejor aún, a un baño. La higiene es importante, tanto del lugar como de tus manos. No escatime en la limpieza. En las consultas más profesionales, también hay una sala de espera donde puedes dejar tus cosas o leer mientras esperas a que termine tu cita previa. Todo esto representa una inversión inicial, pero la percepción del lugar por parte de sus pacientes contribuirá en gran medida a su éxito.

Su lugar de trabajo es un reflejo de su personalidad y de su pasión por el Shiatsu.

4. No mostrar sus tarifas

Ya sea en su sitio web, por teléfono, por correo electrónico o en su sala de espera, siempre debe comunicar claramente sus tarifas. No exhibir las tasas es una infracción legal. Si no lo haces, la inspección de Hacienda hará un gran esfuerzo. Si utiliza las redes sociales o un sitio web, ese es el mejor lugar para indicarlos. Recuerde que el Shiatsu es un servicio personal, una transacción comercial además de un tratamiento o relajación. Al igual que un comerciante o un médico, no debe dejar lugar a la interpretación en este sentido.

5. No probar diferentes superficies de trabajo (futón, tatami, mesa)

En la escuela, el Shiatsu se suele enseñar en el suelo o en una mesa. Pero esto no significa que sea el soporte más adecuado para usted. Hay muchos tipos de mesas. ¡Piensa en el Shiatsu! Deberá encontrar uno resistente y con una buena anchura, ya que es posible que tenga que subirse a él con el paciente para realizar algunas técnicas. En el suelo puede elegir entre un futón de algodón, un tatami de paja plegable o un colchón de poliéster plegable. Para el futón o la colchoneta, considere la posibilidad de cubrir el suelo con otra capa. Los tatamis de paja fijos que forman una capa en el suelo se fabrican en Francia y no son muy caros. Una inversión en estos tatamis le proporcionará un hermoso renderizado y durará años.

Trabaja en un futón, tatami o mesa… lo importante es tu comodidad.

6. No cree una libreta de direcciones de profesionales de la salud

Nadie tiene una ciencia infalible y siempre es bueno contar con el apoyo de otros profesionales de la salud y del mundo paramédico. Por lo tanto, se recomienda crear una pequeña libreta de direcciones para remitir casos médicos que no estén relacionados con el Shiatsu, o para obtener ayuda de un fisioterapeuta, un osteópata o un psicólogo. Esto no significa dejar al paciente, sino que a menudo se le remite temporalmente a otra persona para que pase una etapa, y se continúa después con él. Por ejemplo, en el caso de un problema lumbar, no hay nada como tener una o dos sesiones con un osteópata o quiropráctico para desbloquear las vértebras. Una vez hecho esto, se vuelve al Shiatsu. También es una buena idea tener un médico de referencia. Con los psiquiatras, trabajar la mente al mismo tiempo que el cuerpo puede reducir el tiempo de tratamiento a la mitad. Por lo tanto, es muy recomendable establecer buenas relaciones con toda una serie de profesionales de la salud. La imagen de seriedad y responsabilidad que proyectas jugará a tu favor.

7. Sobrecargarse de trabajo en cuanto hay demanda

Cuando tienes éxito, intentas aceptar a todos los que vienen a la consulta. Pero ten cuidado con el exceso de trabajo. El practicante tiene sus límites como todos los seres humanos. Por lo tanto, hay que saber no llevar a demasiada gente cada día, no desbordar las horas de trabajo por la tarde y conservar tiempo para uno mismo, para sus actividades de ocio, su familia y sus amigos. Pero, sobre todo, hay que tomarse el tiempo de descansar para regenerarse, tomarse las vacaciones y los fines de semana para tomar el aire. Si no es así, el agotamiento se apoderará de ti y te verás obligado a dejar de practicar tu pasión, lo que sería una pena tanto para ti como para los pacientes.

El exceso de trabajo lleva al estrés, el estrés lleva a la fatiga, la fatiga lleva al agotamiento.

8. No trabajar el cuerpo y la mente

Una vez que se sale de la escuela, se tiende a descuidar la carrocería. Si los profesores dedican tiempo en cada clase a calentar, estirar, fortalecer y trabajar el cuerpo, hay una buena razón. Todo el cuerpo del practicante es su herramienta de trabajo. Por tanto, hay que mantenerla constantemente, cuidarla y trabajarla para que se mantenga en buen estado y pueda hacer frente a las grandes semanas de trabajo. El cuerpo necesita básicamente tres tipos de ejercicio: de fortalecimiento, de relajación y de esfuerzo físico que le haga sudar y eliminar toxinas. Además de esta mezcla de ejercicios, se recomienda trabajar la mente para mantener la calma, los pies en la tierra y el equilibrio emocional. Para ello, la meditación es, con diferencia, la mejor herramienta para «lavar la mente» y relajarla al tiempo que la fortalece.

9. Ya no se comunica con la comunidad y los profesores

Has dejado tu escuela, tu profesor y tus compañeros y te encuentras solo con tus pacientes. La profesión de shiatsushi puede convertirse rápidamente en una profesión solitaria. A la larga, esto no es bueno para su moral. Somos ante todo animales sociales. Aunque reciba muchos pacientes cada día, no es lo mismo mantener un vínculo con la comunidad del shiatsu. Para ello hay muchos grupos en las redes sociales, pero lo mejor es mantener el contacto con las personas que han estudiado al mismo tiempo que tú. Y el vínculo con el profesor es un pequeño tesoro que hay que guardar, para preguntar, para sacarse las dudas. Porque si la escuela te hace subir el primer peldaño del camino del Shiatsu, aún quedan todos los demás peldaños por subir y son numerosos. Seguir teniendo una guía a lo largo de los años evita perderse, dudar o cansarse.

Seguir entrenando para enriquecer tus manos es la clave del éxito.

10. Dejar de entrenar

Este es probablemente el peor error que se puede cometer. Cuando se recorre un Camino, el estudio nunca se detiene. Se pueden leer muchos libros, pero no hay nada que sustituya el contacto, el descubrimiento o la revisión en un curso o seminario. Al menos dos veces al año hay que volver a ser un estudiante que no sabe nada y redescubrir la alegría de ser guiado. La formación continua es una obligación en la mayoría de las organizaciones de Shiatsu. Los profesores más avanzados no dudan en acudir a sus colegas para aprender cosas nuevas u otra forma de enfocar un tema conocido. Siempre hay algo que aprender. Además, la formación continua permite salir de los caminos conocidos y enfrentarse a otras formas de hacer las cosas. El shiatsu es rico en una multitud de estilos, todos los cuales tienen algo interesante que enseñar. Esto te permite salir de tu zona de confort y evitar pensar que lo sabes todo y acabar criticando a los demás. Por el contrario, la formación continua enriquece y humilla al mismo tiempo. Nadie tiene toda la verdad y el Shiatsu sigue siendo un enorme universo lleno de posibilidades.

Buen comienzo en la práctica !


Los autores

Ivan Bel
Stéphane Bourguignon
Latest posts by Stéphane Bourguignon (see all)

    Traductora

    Lizette Cardenas
    Latest posts by Lizette Cardenas (see all)