Tanto si se aprende, como si se siente, se estudia o se practica el Shiatsu, la noción de tiempo es un factor indispensable que no se puede comprimir. Este es el caso de todos los Caminos (Do), ya sean terapéuticos, artísticos o marciales. Porque Asia nos enseña que las técnicas no son simples repeticiones de gestos, sino un camino que lleva de uno mismo al otro y de vuelta a uno mismo. Así es como pasamos de la técnica al arte y del arte a la espiritualidad. Y para ello, ¡se necesita tiempo!


Tiempo de aprendizaje

Los estudiantes siempre están sedientos de conocimientos, de descubrimientos. Todo nuevo y bonito, como dice el refrán. Y después de haber estado allí, uno puede encontrar fácilmente esta estimulante sensación de aprender algo nuevo en cuanto conoce a un nuevo profesor, cuando sigue un curso. En Shiatsu esta sensación es aún más fuerte, porque no sólo pasa por el cerebro sino también por el cuerpo. Las teorías y sus aplicaciones, las presiones y las movilizaciones, todo ello forma parte de un gran placer físico-intelectual que se disfruta. Y siempre queremos más, más a menudo, más rápido. Pero sería un error seguir nuestros deseos siempre y en todo momento. También debemos saber tomarnos nuestro tiempo.

En un curso normal, en una escuela, el papel del profesor es crucial en cuanto a la gestión del tiempo. Debe ser el garante del ritmo de aprendizaje y, a veces, hay que parar la velocidad de los alumnos llevándoles a ejercicios físicos y de sentimientos cada vez más finos o complejos. Esto requiere tiempo, escucha y repetición. ¿Por qué? Porque la mayoría de las veces en Shiatsu, la lección la da el cuerpo. Y no la mente. Las sensaciones deben repetirse regularmente para que se conviertan en un hábito. Luego, poco a poco se infunden los músculos, las células, hasta que un día el cerebro puede poner orden y palabras a lo que el cuerpo ha experimentado.

Como principiante, parece que puedes hacer todo esto muy rápidamente. Qué profesor no ha tenido un alumno más dotado que los demás,? Capaz de progresar rápidamente. De hecho, a veces recibimos peticiones para leer más libros, para seguir dos años en uno, en definitiva para acelerar el proceso. Sería de un escaso favor aceptar la petición, ya que saturaría el cerebro y el cuerpo con demasiada información. Aunque para algunas personas les resulte extremadamente frustrante, hay
que seguir paso a paso la Vía del Shiatsu, que aportará lo que se necesita en el momento oportuno.
Por acelerar el proceso de aprendizaje obtendremos un alumno que cree saberlo todo sobre todo sin haber integrado suficientes sensaciones. Al final, esto se traduce en un profesional con poca experiencia al principio que tendrá que enfrentarse al desánimo o al pánico ante la complejidad de los casos, o a un ego demasiado lleno de certezas.

Si buscas aquí y allá en internet puedes encontrar cursos de Shiatsu «completos y profesionales» en unos pocos fines de semana o incluso en dos años. La tendencia general de ofrecer cursos durante un periodo de 3 años o + o – 500h ya es un poco corta, por lo que menos de eso parece una aberración. Pregunte a un profesional con 20 años de experiencia si cree que entiende o domina todo lo que hace. Nada de esto. Así que creer que se puede acelerar el proceso de aprendizaje sin pagar las consecuencias después es un error fundamental. En nuestra acelerada sociedad, en la que se puede pagar para que te entreguen cualquier cosa y así conseguir cualquier cosa y todo sin esfuerzo, se podría pensar que lo mismo ocurriría con las artes asiáticas. Pero si tradicionalmente un aprendiz permanecía con su maestro un mínimo de diez años, había una buena razón. El tiempo para profundizar en el aprendizaje y comprender las sutilezas de una forma de pensar que no es la nuestra, para sentir las fluctuaciones de la energía y de los tejidos corporales lleva años y años. Así que la única forma buena de aprender es siempre elegir el camino largo, con paciencia y humildad. No es fácil…

Hora de practicar

Después del estudio llega el momento de la práctica. Al menos en nuestro sistema de estudio occidental. La Escuela de Shiatsu Namikoshi de Tokio, por ejemplo, exige ambas cosas, con 2.500 horas de clases y prácticas. Si nos comparamos con el país europeo más avanzado en número de horas de estudio, que es Suiza con 850 horas, sigue habiendo una diferencia de 1.650 horas. Entendemos el abismo que nos separa de los estudiantes japoneses. ¡Pero bueno! Imaginemos que ya somos competentes después de nuestros estudios y que empezamos a trabajar con el Shiatsu como única actividad profesional. Puedo decir que todo está por aprender. Todo está por aprender, porque cada caso que te llega es un reto. Por supuesto, al cabo de varios años, se encontrarán trastornos y desequilibrios recurrentes, pero esto está lejos de ser una regla
general. No en vano los profesores repiten que los únicos maestros reales son nuestros pacientes. Porque cada caso es único y nos enseña algo, incluso cuando creemos que dominamos un tema básico como el dolor de espalda. Hay que pasar al menos 10 años repitiendo gestos, estableciendo intenciones y trabajando en sus pensamientos sobre el diagnóstico y el tratamiento orientales antes de sentirse mínimamente seguro.La confianz se pone en duda regularmente con nuevos casos que desconocemos o porque descubrimos una profundidad desconocida en un desequilibrio. Por ejemplo: puedes estar bien entrenado en el tratamiento del dolor de espalda, lo llevas haciendo desde que empezaste y se convierte en una especie de rutina… hasta el día en que llega un caso más complejo con problemas intestinales, estrés emocional y un disco vertebral protuberante. Tu rutina ya no se sostiene. Hay que buscar y estudiar de nuevo.

Los japoneses tienen una expresión para el momento de la práctica: tanren, o la fragua. Pueden trabajar 6 días a la semana, de 8 a 10 horas al día, 11 meses y medio al año. El tiempo total de descanso en este país es de una media de 18 días. Ahora imagina hacer Shiatsu a este ritmo. Fortalece, te obliga a buscar formas de mejorar, a ahorrar energía, a encontrar fuerza mental y a fortalecer tu cuerpo para hacerlo. Esto es la forja. «Mil veces pondrás tu trabajo en la obra», como solían decir. Aquí, estamos mucho más allá de las mil veces.

Por cierto, hagamos un pequeño cálculo para entender lo que esto representa: 365 días al año – 18 días festivos – 52 domingos = 295 días laborables. A razón de 295 x 8 horas al día = 2360 horas al año. Incluso si el practicante no se llena todo el tiempo, esto sigue siendo una gran experiencia al año.

¿Quién en Occidente puede gestionar incluso 1000 horas de sesiones al año? No muchos occidentales pueden decir eso. Por lo tanto, se puede calcular la experiencia y comprender mejor la noción de forjar el cuerpo, la mente y el saber hacer.

En el campo de la neurociencia, hay estudios que dicen que uno se convierte en experto en cualquier cosa cuando supera las 10.000 horas de trabajo sobre un tema determinado. Si los Beatles eran tan buenos, además de por su genio musical, es porque antes de ser conocidos tocaron en Alemania durante mucho tiempo en bares musicales durante largos periodos de tiempo y todos los días o más bien todas las noches. Han acumulado una cantidad impresionante de experiencia allí, alrededor de 10.000h. Ahora haz las cuentas para saber si has superado las 10.000 horas de práctica. Dependiendo de su ritmo, esto representa un mínimo de 10 años de práctica para los trabajadores intensivos y hasta 15-20 años para los demás. Esto no significa que haya que correr y agotarse en el Shiatsu, sino simplemente que hay que tener en cuenta la realidad del tiempo de práctica antes de poder considerarse «bueno».

El tiempo de la enseñanza

A veces oímos que los estudiantes quieren enseñar, y esto es muy encomiable por su parte. Pero tendrán que pasar por el tiempo de la fragua, como acabamos de ver, antes de poder imaginar la enseñanza. En los círculos de la enseñanza (educación nacional) se suele decir que un profesor debe saber siempre 10 veces más de lo que enseña. Esto sólo es posible para las personas que aprenden constantemente a lo largo de su vida y acumulan mucha experiencia en su práctica. De lo contrario, existe un gran riesgo de no saber responder y de carecer de profundidad en las respuestas. En Shiatsu esto se puede ver o sentir al primer contacto. Al final, las personas que enseñan demasiado pronto se disparan en el pie. Sus alumnos son demasiado «ligeros» y no sólo no saben mucho, sino que tampoco tienen suficiente experiencia con los tratamientos de Shiatsu. Esta es la peor publicidad que un profesor puede hacerse a sí mismo, porque si una reputación tarda años en forjarse, tarda muy poco en derribarse.

La enseñanza es un arte en sí mismo, que no tiene nada que ver con el dominio técnico del Shiatsu. Puedes ser muy bueno en lo que haces y ser completamente inútil para transmitir tus conocimientos. En nuestra escolaridad todos conocimos a ese tipo de profesor que nos encantaba odiar. Así pues, también hay que formarse en pedagogía, gestión de grupos, oratoria, dinámica de clases, ritmo de los intercambios entre la teoría y la práctica, ética de la enseñanza y deontología, sin olvidar algunas nociones de gestión útiles para las finanzas de la escuela. Y esto no tiene nada que ver con el Shiatsu, que será «sólo» el contenido del curso. Por supuesto, se puede aprender a enseñar en el trabajo, pero eso significa tener alumnos mal formados en los primeros años. Esto es una elección.

Una vez más, no tiene sentido correr, precipitarse. Hay que tomarse su tiempo, pensar bien las cosas, formarse y estructurar los cursos antes de empezar. Por no hablar de la gran cantidad de trabajo que hay que hacer de antemano. Esta es la única manera de conseguir alumnos que formarán las futuras generaciones de practicantes que, a su vez, representarán su escuela, su nombre y todo el Shiatsu ante el público y las autoridades. El problema es que la formación de los profesores de Shiatsu es escasa o nula. Así que hay que tomarse su tiempo antes de poder declararse profesor.

Hora de una historia

Hace 25 años, durante uno de mis viajes a China, me hice amigo de dos bandidos, verdaderos mafiosos, en el sur del país. Al caer la tarde, tomamos unas copas mientras pasaba toda la gente que venía a saludar antes de ir a trabajar: carteristas, prostitutas, vendedores ambulantes, dueños de restaurantes callejeros, estafadores de cartas y mahjong, etc. Al hablar con ellos, descubrí que ambos habían sido practicantes de kung fu durante al menos 30 años. Les pedí una pelea amistosa y pronto me encontré en un pequeño camino entre dos campos de arroz frente a un hombre pequeño pero fuerte. Le bastaron 10 segundos para impulsarme 4 metros y encontrar mi trasero en el agua de un campo de arroz. Me eché a reír y nadie perdió la cara, así que la velada continuó. Luego me hicieron una demostración de muy alto nivel como las que se pueden ver a veces en los grandes festivales de artes marciales en Europa y les felicité. Entonces les pregunté si habían pensado alguna vez en dar clases y abrirlas. De repente se hizo un silencio glacial y vi que sus rostros se tornaban lívidos. Uno de ellos respondió con voz temblorosa: «Pero no estamos lo suficientemente capacitados. Y si nuestro maestro se enterara de que estamos enseñando sin terminar nuestra formación, creo que sería capaz de matarnos con sus propias manos. Se podía ver el miedo en sus caras.

Esta anécdota nos permite comprender la diferencia de percepción del tiempo y del nivel entre un buen practicante en Occidente y en Oriente. Y no en vano las federaciones de Shiatsu o de artes marciales mantienen que se necesitan al menos 10 años de práctica profesional antes de poder enseñar, porque realmente es un mini-mínimo. Es imposible ser crédible si no se tiene esto.
Por mi, añadiría que se necesitan al menos 8 años de formación en una escuela para empezar a parte sentirse legitimado en su práctica y animo a mis alumnos a continuar su camino en otras escuelas. Por último, discutiendo con muchas personalidades japonesas y occidentales durante las entrevistas que encontrarás en este blog, todos ellos estiman que se necesitan 20 años de práctica para llegar a ser un experto, y entre 30 y 40 años para llegar a ser un maestro reputado, de los que un día se «llaman «maestros. Esto nos da tiempo para madurar.

Una buena práctica en la época del Shiatsu.


AutorIvan BEL

TraductorLizette Cardenas