¿Qué es el Ki? Una explicación para los occidentales…

15 Mar, 2018
Reading Time: 13 minutes

¿Qué es la energía de la que tanto se habla en Shiatsu, Qigong o acupuntura? Es una pregunta sencilla, pero que sacude y divide siempre a los occidentales.  Sin embargo, los asiáticos no tienen ningún problema conceptual para aceptar la idea de que la energía subyace a todas las cosas y seres. El problema no radica en nuestra incapacidad congénita para captar esta idea, esta palabra, esta realidad, sino en nuestra construcción mental y los marcos teóricos con los que vemos el mundo. Sin embargo, ya tenemos todo lo que necesitamos para descubrir y reconocer el Ki.


En nuestra hermosa lengua francesa, utilizamos fácilmente la palabra «energía» en la cotidiano, para decir que nos sentimos bien. En cambio, en cuanto nos debilitamos, ya no queremos « la papa, el durazno ni la papa frita ».  En otras palabras, podemos vivir «a tambor batiente », « tener el diablo en el cuerpo », « comernos un león,» para decir que nos sentimos llenos de energía, en definitiva, «nos sentimos con todo». En cambio, cuando nos debilitamos, decimos «blando como un trapo», «se me acabó la batería» o «arrastrando como un anciano». Pero si tenemos todas estas expresiones (y muchas otras) en nuestro vocabulario, ¿a qué  hacemos referencia? A la energía que sentimos instintivamente, ¡por supuesto!

Si nuestros antepasados hicieron muchas referencias a esta energía que recorre el cuerpo, tanto si nos sentimos bien como si estamos deprimidos, no es por casualidad. Viviendo más sencillamente, más en contacto con la naturaleza, utilizando menos la mente para aprehender el mundo, expresaban con toda sencillez lo que sentían. Sin embargo, en cuanto se habla de la noción de energía en terapia, el uso de esta palabra es discutido, criticado e incluso muchas personas se burlan con el pretexto de que esta noción no es científica. ¿La energíano es científica? Sin embargo, son los científicos los que mejor hablan de ella, como veremos a continuación. ¿Por qué este sesgo en nuestra concepción del mundo? ¿Por qué esa incapacidad para entender qué es el Qi, el Ki o el Prana?

Bloqueos para aceptar el principio de la energía

Los occidentales que fueron a colonizar Asia no tenían inicialmente mucho interés en la cultura de los países conquistados. El sudeste asiático fue tomado por holandeses, ingleses y franceses para producir productos para la manufactura (por ejemplo, el caucho) y para la gloria de sus respectivos imperios. Después, China fue literalmente despedazada tras las llamadas Guerras del Opio (1839-42 y 1856-60) por muchos occidentales (los ya mencionados más los rusos, los americanos, los alemanes y más tarde los japoneses). En cuanto a Japón, el Escuadrón Negro del almirante Matthew Perry (1874) le obligó a abrirse al exterior, le gustara o no. Este enfoque conquistador y despectivo hacia Asia es nuestro primer escollo con Asia. La cultura occidental estaba en su apogeo, y los demás solo eran «monos» o «salvajes». Hoy nuestro desprecio por conceptos asiáticos como el Ki es una de las consecuencias históricas de nuestras conquistas militares.

El segundo problema radica en nuestra concepción de la energía como una fuerza que se mueve, que se agita. Por eso, estar «lleno de energía» o «con muchas vitaminas» se refiere a la idea de que la energía agita y multiplica por diez la fuerza. Pero es posible estar lleno de energía y al mismo tiempo estar muy tranquilo; no es una contradicción. Basta con mirar a un maestro de artes marciales. No reaccionará a la provocación, no se moverá, pero la persona que le ataque descubrirá rápidamente -y con dolor- la diferencia entre la apariencia en la superficie y la realidad de su profundidad.

El tercer problema es la saga Star Wars y todas las películas de ciencia ficción con las cuales nos hemos criado. Nuestra mente está muy impregnada de imágenes de todo tipo, y parece bastante normal que la energía salga en forma de destellos o luz más o menos coloreada. Pero la mayoría de las formas de energía que conocemos no emiten ninguna luz, ni destellos. Es una pena, pero es así. Nuestra cultura de la imagen, nuestra necesidad de ver con los ojos para creer, inevitablemente sale frustrada.

Por supuesto, hay otros bloqueos que nos impiden sentir la energía, porque de eso se trata: sentir. El ki no se aborda con los ojos o la nariz, sino con la sensación. Este es un sentido que rara vez desarrollamos satisfactoriamente en nuestra sociedad occidental. Sin embargo, sabemos que los ciegos son capaces de adivinar un color con sólo tocarlo. Entonces, ¿cómo es posible si no es por la capacidad de sentir la calidez de los colores, es decir, por la liberación de energía que cada color posee intrínsecamente?

¿Qué sabemos concretamente sobre la energía?

La ciencia occidental nos ha permitido identificar los fenómenos energéticos clasificándolos en categorías. La ventaja de la ciencia es que no puede ser refutada… al menos hasta que un nuevo científico pueda demostrar otra cosa y hacer avanzar la ciencia. Pero por ahora, ¿qué nos dice la ciencia? Que hay varias formas de energía:

  1. Energía térmica: es la forma más antigua que conocemos, desde los antiguos volcanes hasta el uso del fuego, la energía térmica es conocida por la humanidad desde la prehistoria.
  2. Energía cinética: es la energía liberada por un movimiento. Todo movimiento consume energía, pero también crea energía.
  3. Energía química: cualquier operación consistente en romper o crear moléculas crea una energía importante. Todos hemos jugado al menos una vez en la escuela al pequeño químico para saber esto.
  4. Energía vibratoria: cualquier onda es una forma de energía, con la que podemos calentar platos en un horno microondas, enviar mensajes e imágenes a lo lejos, e incluso llamar por teléfono, tener wifi, escuchar la radio o ver la televisión, hoy todo pasa por las ondas. El sol que nos envía su calor no hace más que emitir una onda y un átomo (al mismo tiempo, el famoso fotón).
  5. Energía magnética: el magnetismo es una forma que fue estudiada muy tempranamente por las ciencias occidentales, ya en la antigüedad griega. Los imanes son la forma más conocida (Platón descubrió el magnetismo), pero el campo magnético solar o terrestre (pensemos en la brújula) no son menos conocidos. La resonancia magnética funcional es sólo la aplicación más reciente de esta energía. Por no hablar de la fricción de los imanes, que genera electricidad.
  6. Energía potencial: como todas las formas de energía, también se expresa (como todas las demás formas de energía o casi) en una unidad de medida llamada julios. Se encuentra en la ingravidez, en el potencial eléctrico, en el potencial elástico, etc.
  7. La energía atómica: proviene de los átomos y sabemos lo que ocurre cuando los rompemos, gracias a la tristemente célebre «bomba atómica».

El fuego es la forma de energía más antigua que conocemos.

Hay otras formas de energía que no son estudiadas seriamente por las ciencias duras, porque son incapaces de medirlas: la energía de las emociones, del espíritu y de la fe. ¿Quién puede negar que la fe mueve montañas y que el amor es una fuerza que a veces nos lleva al fin del mundo para encontrar a la persona amada?

El cuerpo humano: una auténtica batería

Según el principio bien conocido por los chinos, el macrocosmos y el microcosmos se encuentran el uno en el otro. Por lo tanto, es lógico que encontremos todas estas formas de energía en el cuerpo humano.

  • El cuerpo está caliente, a una media de 37°. Así que tenemos energía térmica.
  • El cuerpo se mueve, en eso consiste el aparato locomotor. Así que creamos energía cinética.
  • Cada vez que hacemos la digestión, transformamos los alimentos en moléculas. Y también creamos hormonas a través de nuestras glándulas endócrinas. Lo que quiere decir que somos muy buenos generando energía química en nuestro cuerpo.
  • Más allá de las moléculas, obviamente estamos formados por átomos. Estos átomos giran a gran velocidad y liberan una energía que puede declararse fácilmente como «atómica». El «milagro» es que se mantengan unidos sin disociarse.
  • La energía magnética está presente en nosotros. Mantiene unidos nuestros átomos y también permite la circulación de los impulsos eléctricos. Los impulsos del sistema nervioso no son más que nuestra electricidad interna. Hablando de electricidad, una vez pregunté al centro de investigación RTE-France (Réseau de Transport d’Électricité) de Les Renardières si podíamos medir la electricidad del cuerpo humano. La respuesta fue sí, alrededor de 0,4 mA.
  • Como hemos visto, el movimiento de los átomos libera energía, que se propaga en forma de ondas. La energía de las ondas es algo que también poseemos y a lo que somos muy sensibles. Piensa en la música (ondas sonoras) que puede moverte literalmente de la cabeza a los pies. Dramáticamente, somos muy sensibles a las ondas de alta intensidad. Basta con situarse cerca de una estación base de telefonía móvil para sentir sus efectos nocivos.
  • La energía potencial suele ser un problema para los estudiantes. Pero en cuanto duermes, acumulas energía para volver a empezar al día siguiente. Cuando meditas, dejas de moverte y además recargas las pilas vaciando el cerebro (que consume mucha energía).
  • A esto hay que añadir lo que los chinos llaman Shen, o energía espiritual. Cuanto más se desarrolle esta energía, más poderosa será. Como el Shen está vinculado al Corazón, también podemos hablar de la emoción asociada a él, es decir, la alegría (y el amor para nosotros los occidentales).

Todas las demás emociones son también fuentes de energía. Mira lo que puede hacer una persona enfadada o una madre desesperada que intenta salvar a su hijo y comprenderás el poder energético de las emociones.

Las neuronas, como todas nuestras células nerviosas, funcionan con impulsos eléctricos.

En la mente asiática, en cuanto describimos el Qi/Ki, nos equivocamos y abandonamos la realidad de lo que es la energía. Un poco como Laozi, que nos advirtió diciendo que «describir el Tao ya no es el Tao». ¿Sería Qi/Ki indecible? En parte sí. Pero estemos tranquilos. Hay una forma de entender lo que es la energía según los asiáticos: lo que hemos dividido en categorías para hablar de las diferentes formas de energía representa para ellos un todo, una unidad indivisible. La energía forma un todo y todas sus descripciones (según la ciencia) son de hecho una sola y misma cosa. Esta visión única de la energía no significa que no sea científica. Sólo tenemos que elegir con qué gafas queremos ver las cosas: gafas científicas occidentales o gafas unificadoras asiáticas. Esto nos tranquiliza y nos permite por fin dejar de lado la apariencia de este conflicto que no es tal.

No olvidemos que el mayor científico del siglo XX[i] demostró claramente que la energía es igual a la materia (ciertamente multiplicada por su velocidad al cuadrado).

Esto es lo que es el Ki. Al menos en parte.

Ki, energía universal

Si les ha gustado la explicación anterior, es porque vuestra mente occidental ha encontrado una lógica y materia para reflexionar en ella. Por otra parte, no estoy seguro de que esta explicación satisfaga a los antiguos chinos cuando pensaban en el Qi.

El Qi es, ante todo, la energía universal, que ciertamente fluye por el cuerpo, pero también por todas partes. Todo el universo, y por extensión la naturaleza, no es más que la expresión de esta energía universal y cada movimiento, cada transformación, cada nacimiento y muerte, son manifestaciones de esta energía. El viento es energía, al igual que el agua, el fuego, la tierra, etc. Esta es la razón por la que los sabios taoístas declararon que las 5 fuerzas naturales sobre nuestro planeta no eran elementos (traducción errónea), sino 5 movimientos que recorren la naturaleza y, en consecuencia, nuestra naturaleza humana. Así es como debemos concebir el Agua, la Madera, el Fuego, la Tierra y el Metal, el famoso Wu Xing. Estas fuerzas primordiales no nos son ajenas, ya que los griegos, los celtas y los indios también tienen sistemas equivalentes [ii].

Sin embargo, si el Qi está en todas partes, esto no significa que su organización sea caótica y menos aún anárquica. Su evolución, sus movimientos se especifican en los antiguos libros de la sabiduría china. Hay un orden de precedencia que da el primer papel al Cielo, que envía su energía a la Tierra, la cual recibe, transforma y luego madura para enviar la energía de vuelta al Cielo. Esta es la explicación (simplificada) del Yin/Yang. Y si en la naturaleza hay un orden, en el cuerpo humano, esta misma energía tampoco circula de cualquier manera. Sigue los canales verticales (meridianos, vasos maravillosos, etc.) [iii] situados entre el Cielo y la Tierra. Aquí es donde comienza el aprendizaje técnico de cómo utilizar el Qi.

Los cuadros de acupuntura son ahora famosos y se utilizan en todo el mundo.

Lo más maravilloso del Qi es que nos conecta con la naturaleza, con los seres vivos, con la materia y con todo el universo. Esta afirmación -que puede parecer fantasiosa para los escépticos- no lo es para los astrofísicos, que saben que son las mismas ondas, los mismos fotones, los que atraviesan todo el universo. Este vínculo con el gran todo (macrocosmos) se realiza mediante la observación de lo infinitamente pequeño (microcosmos). Los átomos, al igual que el sistema solar, no son, al fin y al cabo, más que bolas de distinto tamaño que giran alrededor de una gran bola, creando todas ellas poderosas ondas. Como se puede ver, el microcosmos y el macrocosmos están entrelazados e intercambian información continuamente. El sol tiene muchos efectos en nuestra biología y sabemos que el comportamiento humano cambia según la luminosidad. Pero también es el caso del nivel de albúmina en el suero sanguíneo (que disminuye en presencia de manchas solares) o del número de linfocitos (que aumenta durante las erupciones solares).

Esta relación entre lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande nos muestra que el Qi/Ki está en todas partes e influye en todo lo que toca. Comprenderlo significa que ya no podemos luchar contra la naturaleza que nos rodea, sino vivir en relación con ella y -esperemos- en armonía. De este principio se desprende que respetar la naturaleza significa trabajar por nuestra salud, y todos los biólogos que estudian los biotopos (el medio ambiente) o la microbiota (la flora intestinal) lo saben perfectamente. Cuando seguimos los ritmos y las relaciones de la naturaleza, todo se equilibra y armoniza. El Qi/Ki es, pues, esa energía múltiple y única que nos conecta a todos y nos recuerda que todos formamos parte del gran río de la vida.

El Ki se siente rápidamente en las manos.


  • Notas
  • [i] ¡Albert Einstein, por supuesto!
  • [ii] «Platón en el Timeo ya hablaba de los cinco «poliedros naturales» (octaedro, icosaedro, cubo, tetraedro, dodecaedro), que relacionaba con los «5 elementos universales», (Aire, Agua, Tierra, Fuego, Cielo), mientras que los chinos también tenían en su cosmogonía los «5 elementos de la Tierra» (Metal, Agua, Madera, Fuego, Tierra), como los celtas tenían los suyos (Acero, Agua, Roble, Fuego y Tierra). Los textos sánscritos, por su parte, insistían en las «5 corrientes espirituales» de distribución del Prana, la energía vital (Oudana – sólido; Apana – Fuego; Samana – Agua; Prana – Vida; Vyana – Aire)». en «Le diamant chauve – plus» de Jacques Pialoux, Editor de la Fundación Cornelius Celsus – actualizado en 2002.
  • [iii] Con la excepción del Maravilloso de la cintura (Dai Mai), el único que es horizontal.


Autor

Ivan Bel

Traductora

Betty Marc
Latest posts by Betty Marc (see all)